Seguidores

17 de diciembre de 2014

Navidad 2014

Navidad 2014


¡Feliz Navidad y prospero Año Nuevo! 
Con mis mejores deseos para todos.
Salud y amor.

8 de diciembre de 2014

Parque de María Luisa

Sevilla y su parque



El parque sevillano, lleno de hermosos rincones, un lugar donde descansar a pesar de estar dentro de la ciudad, aislarse  del ruido, oír a los pájaros, contemplar el dorado de las hojas sobre el amarillo de la tierra y el verde de la hierva en otoño y llegando la primavera admirar los muchos colores que  la naturaleza nos regala con sus flores abiertas.

1 de diciembre de 2014

Del cante flamenco




Hijos de mis entrañas, con el alma os "pio"
No me me dejéis morir en el  hospital 
sin vuestros llantos y "quejios" ,
traerme a la casa, a morir en la cama donde os he "pario".

6 de octubre de 2014

Reflexión al atardecer




Ayer una amiga me contó que tuvo una conversación con un amigo que le "enriqueció" como persona. Le hizo ver, que el corcel que  decía le ponía la sociedad o las gente que la rodean, no era así. Ese corcel imaginario, se lo ponía ella misma.
 Ella era la que permitía que ciertas personas la manipularan.

Si el hacer algo que va en contra de sus convicciones y deseos, si lo hace creyendo que eso es lo que los demás esperan de ella, se estaba metiendo  sola en el corcel.
 Que era libre para aceptar si quiere condiciones o no!  Libre para ir a una fiesta vestida como le guste, en vaqueros o traje de gala.
 Yo pensé, ¡Que difícil es ir contracorriente! Aunque a veces ese otro yo que llevamos dentro que casi nadie conoce, se revela y protesta y casi se vuelve salvaje en su impetuoso deseo de libertad.
¡No pasa nada! todo queda en unos días de silencios... De pensamientos tristes o llenos de ira, de enfado con tu yo exterior. Te prometes cambiar, pero todo vuelve a ser como siempre, sigues las normas que te enseñaron desde la cuna, a obedecer lo que una sociedad regida por hombres te inculcaron las mismas mujeres que te trajeron al mundo y te cuidaron.
Lo peor de todo es que muchas generaciones de mujeres han seguido y siguen con el patrón de siglos confeccionado para ellas y sus hijas.
Y no pensemos que eso eran otros tiempos, he visto como chicas, jóvenes y menos jóvenes, pierden su dignidad de mujer queriendo a hombres que las maltratan, a chicos que insultan a compañeras de clase y ellas siguen detrás de ellos como perritos falderos.

¡Ay! Como se ve que el amigo de mi amiga es hombre, a el no le pusieron al nacer una cadena en los pies atada a una estaca en la tierra, como le hacen a los pequeños elefantes en su doma para el circo. Al principio luchan por liberarse, Conforme crecen, la idea de que no pueden se afianza en sus cabezas y así vemos al animal más grande de la naturaleza, dócil y obediente al hombre en la carpa de un circo y amarrado por una simple cadena a un palo, sin saber que con un pequeño tirón podría ser libre.