Seguidores

23 de octubre de 2010

Presentación de Lacky.blogger.com

Esta es Lacky

   Hoy no subo pintura, hoy os presento a Lacky, esta perrita que un buen día se cruzo en el camino de mi hija.

 No hacia mucho que habíamos hablado sobre que nos haría bien tener un perro, sobretodo por su padre que le gustan, a mi también, pero yo, después de tener dos, le veía el inconveniente de los pelos que sueltan y la tierra que traen en las patas cuando vuelven de su paseo por los jardines y sus juegos y revolcones, en el corralito dedicado a ellos, con otros perros.

Un buen día, como digo más arriba, me llama mi hija por teléfono y me dice ¿Mamá, estás en casa?  No, estoy en la calle Pureza, con mi hermana, hemos salido a dar un paseo para estirar las piernas ¿Que pasa? Nada, que te llevo un regalo. Al momento, por el tono de voz supe lo que era,  ¡Un perro!  Pero...¡no será grande!  ¡No! Seguro que te gusta. Espérame en la rotonda  de las Cigarreras, no tardes. 
Allá que fui a paso ligero llena de curiosidad por ver lo que me traía.  Nada más llegar, mi hija aparcaba el coche y abriendo la puerta sacaba en sus brazos este cachorro, de unos tres meses y medio, según dijo el veterinario. Me cautivo en cuanto la vi.  La acuné entre mis brazos y se quedó quieta, mirándome, con esa mirada que tienen estos animales. Su cuerpo temblaba, tenia miedo, los días que había pasado en la calle, perdida o abandonada y puede que hasta maltratada, la hacían mostrarse sumisa y llena de miedo.
Mi hija la encontró en la puerta de un bar donde estaba una señora con otro perro, al decirle lo bonita que era, la señora le contesto que no era suya, que llevaba allí varios días, lo que corroboro el dueño del bar. La tomó en brazos y se la llevó.
  Así es como ha llegado Lacky a nuestra casa. En dos meses y medio apenas a crecido, solo pesa cuatro kilos, es cariñosa, obediente y juguetona, le encanta que le haga caricias en la panza.
Al no tener ni collar ni chip, el Dr. veterinario nos dijo que podíamos quedárnosla.
Me alegro de haberla acogido en nuestra casa, nos saca temprano de la cama y nos hace salir a la calle haciendo que hablemos con otros dueños de perros mientras estos juegan y hacen sus "cositas".
Las fotos están hechas por mi hijo al que le encanta Lacky.
      

7 comentarios:

  1. ¡Bien por Laki y por vos que la cuidadste.

    hace varios años mi hija hizo lo mismo que tu hija, encontró en la calle una perrita abandonada y la trajo a casa, vivió con nosotros quince años hasta que se durmió tan suave como había vivido. Son tan cariñosas y agradecidas que todo mimo para ellas es una fiesta.

    Felicitaciones.

    mariarosa

    ResponderEliminar
  2. Laky, deberia llamarse Locky por la suerte que tuvo de entrar en su familia! Qué hermosa!

    Saludos!

    ResponderEliminar
  3. Hola Marinela , que hermosa es Laky ! tiene una ternura en la mirada que dan ganas de abrazarla...muchos besos para vos y para élla una frotadita en el morrito...

    ResponderEliminar
  4. Hola amigas, me alegra mucho vuestra visita y de que os guste Lacky, así está escrito su nombre en el documento oficial, pero nosotros como buenos andaluces le llamamos Laky sin la c.
    El nombre vino solo a mi mente en cuanto la tome en brazos, después alguien me dijo que en ingles significaba suerte, como no se ingles, no sabía como se escribía, la Dra. la inscribió con el sonido español, según creo, pues no se como se pronuncia en ingles.

    Saludos y afecto para las tres.

    ResponderEliminar
  5. Que bonita que es, marianela, ya veras que contenta estas con ella, es preciosa... Yo llevo mucho tiempo con perros, siempre tengo uno, me han enseñado tanto! te dan tanto cariño!. Me alegro por ti. Un biquiño (beso) ¡Ah! hoy voy a subir algún cuadro, si quieres pasarte a verlos, estaré encantada.

    ResponderEliminar
  6. Hola, Marinela, hermosa y edificante la historia que nos cuentas. Mi hija, hace tres años, se encontró un gorrión que se había caído del nido porque aún no podía volar. Se lo trajo y todavía sigue con nosotros. Nos ha dicho un veterinario que no lo soltemos porque, al haber pasado en cautividad casi toda su vida, no sabría desenvolverse en la nauraleza y moriría.
    Le abrimos un día la jaula para que se fuese, pero no lo hizo.
    Conoce nuestras voces y lo tenemos en nuestra sala de estar durante el día y por la noche lo llevamos a su dormitorio.
    Gracias por seguir mi blog tijerasdepapel, aunque no escribo mucho. También yo sigo el tuyo.
    Saludos

    ResponderEliminar
  7. Ya estoy de nuevo aquí, he tenido un pequeño tropiezo de salud pero ya me estoy recuperando.
    Gracias por vuestras visitas, Lacky sigue muy graciosa y cariñosa, es algo asustadiza, pienso que le quedará algún pequeño trauma de los días que pasó en la calle, con cariño esperamos que se le pase.

    Saludos¡

    ResponderEliminar

Gracias por tu visita.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...